Entradas

jesus-angel-rojo-pinilla-k3dc-620x349abc

Jesús A. Rojo Pinilla: «Se denosta la conquista de América porque la hizo España»

«Afirmar que se cometió un genocidio y que le robamos todo el oro es de ignorantes e idiotas», apunta el escritor de ‘Los invencibles de América’, que se presenta hoy martes en la Casa Pemán.

Licenciado en Derecho, conferenciante, politólogo y experto en comunicación e imagen, Jesús Ángel Rojo Pinilla (Madrid, 1974) presume de otra pasión, su amor por Hispanoamérica. Para aquellos que denostan este concepto, y también para orgullo de quienes comparten su visión de la Hispanidad, ha escrito ‘Los invencibles de América’, un «homenaje y reivindicación del Descubrimiento de América». Lo presenta este martes en la Casa Pemán (20 horas), en una nueva cita de los ‘Encuentros en la Casa Pemán’ que organiza la Fundación Cajasol y LA VOZ.

–¿Por qué cree que era necesario este libro, ‘Los invencibles de América’, ahora que hay tantas voces que denostan el papel de España?

–Tanto la historiografía mundial, de España e Hispanoamérica, la han distorsionado. Yo creo que el descubrimiento de América, conquista y pacificación fue algo que, con sus luces y sus sombras, al final resultó un proceso único y como tal hay que hacerle justicia. En definitiva, lo que se está denostando no es que ese proceso haya sido bueno o malo, sino que lo hicieran españoles, y lógicamente no podemos permitir a estas alturas de que se venda esa leyenda negra que se creó hace 500 años. España está en su legítimo derecho de reivindicar las gestas de sus héroes y sobre todo, reivindicar que ha sido la nación que ha realizado la mayor unión de culturas y razas de la historia de la humanidad.

–Dice que fue un proceso de luces y sombras, ¿qué imperó?

–Imperan las luces en el proceso histórico, totalmente. Durante 300 años que España estuvo en Latinoamérica la convierte en la zona más rica del mundo. España lleva su civilización, crea las primeras escuelas en 1525, las primeras universidades, edita los primeros libros, incluso los religiosos traducen al español las primeras lenguas autóctonas y gracias a ello se integran. Se crean muchísimas ciudades en 100 años, el mestizaje de Hispanoamérica es increíble, tenemos costumbres y formas parecidas. Como decía un gran explorador, para conocer de verdad a España hay que conocer profundamente a Hispanoamérica y entonces entenderemos la obra que realizamos.

–¿Pero esa obra fue consciente? El continente se descubrió de forma casual…

–Isabel la Católica cuando realiza la empresa del descubrimiento de Colón tenía un fin, que era conquistar almas para la fe católica. Lo cierto es que los españoles tenían una forma de concebir al extraño de una manera diferente a otros países, como los anglosajones. Por ejemplo, los matrimonios mixtos fueron rápidamente aprobados, y los protestantes lo veían como una aberración. Cuando llegan los peregrinos anglosajones al norte tenían una versión cristiana fundamentada en la supremacía del hombre blanco. De hecho, en EEUU todavía existen conflictos raciales precisamente por eso, es una estructura histórica. Hay grupos como el Ku Klux Klan que habla de la supremacía del hombre blanco y hay políticos que, actualmente, hablan de la supremacía del hombre blanco. Esos problemas raciales no suceden en latinoamerica porque se vive con naturalidad. Es cierto que Colón descubre América de una forma casual, porque iba buscando la ruta de las especias, pero a partir de entonces la idea fue clara, llevar lo mejor de España a Hispanoamérica y en conclusión crear un nuevo mundo al que se tuviera en cuenta al indígena, al negro, el mulato, el blanco y el mestizo. Algo muy diferente que ninguna otra nación lo ha realizado.

–Vuelva a lo de las sombras, la evangelización no fue tan idílica como apunta, ¿no?

–Donde hay seres humanos hay personas nefastas. La corona tenía representación allí, pero había mucho advenedizo que se aprovechó de la situación. Por ejemplo, Pedrarias Dávila fue gobernador de la llamada Castilla de Oro y cambió la política de Núñez de Balboa por una política de saqueo y maltrato. Hay que condenarlo, pero no quiero decir que todo el mundo fuese así. Donde hay ser humano surgen los peores vicios que se puede tener.

«Cuando los países latinos se independizaron sufrieron una involución económica brutal»

–¿No entiende que 300 años de dominación fueron demasiados?

–No fueron demasiados años. Si España no hubiera existido hace 500 años, México, Cuba, Nicaragua, Guatemala, Colombia, Argentina, Venezuela no existirían hoy. Durante la presencia española, Hispanoamérica vivió el proceso de paz más largo de su historia. Antes de llegar los españoles, los indígenas no vivían en un paraíso terrenal, vivían en una guerra constante y además con unas prácticas deleznables como el canibalismo y los sacrificios humanos. Cuando se independizaron sufrieron un proceso de involución económica brutal. Nos han vendido el falso mito de que en Hispanoamérica se vive mal por la presencia española, que no colonización. Los españoles dejaron un legado artístico brutal, se crearon escuelas, universidades… No eran colonias, sino vineirratos, eran súbditos con los mismos derechos y obligaciones.

–¿Qué diría a quienes tratan de desprestigiar lo que llama la «obra» española?

–Hay personajes y movimientos sociales que se relacionan con el populismo y el extremismo radical que se empeñan en destruir la identidad de España como nación, destruyendo su historia y su cultura, denigrándola. Estos personajes basan sus críticas en tres puntos, que se pueden desmontar en tres minutos. Me explico, lo primero que es mentira es que España cometió un genocidio. Confunden intencionadamente lo que fue un choque microbiano entre europeos y americanos con un genocidio. El 99% de las muertes fue por enfermedades. Es un insulto a la inteligencia y a los pueblos que sí han sufrido un genocidio. Lo segundo que nos cuentan es que el mestizaje se produjo por medio de la violación. Yo no he visto que un violación de los apellidos a sus hijos y forme una familia con la mujer a la que ha violado. Y el tercer mito es que España robó todo el oro y dejó sin futuro a los hispanoamericanos. El único oro que llegó a España eran los impuestos, el quinto real. En un solo año México es capaz de extraer más oro y más plata que España durante 300 años en Hispanoamérica. Pero claro, tienen que echar la culpa a su fracaso como naciones a un enemigo externo. A todo esto dan los nuevos movimientos que utilizan el odio y la ignorancia para alcanzar el poder que, generalmente, como ocurre en Venezuela o Cuba, supone un desastre para la población. Afirmar esas cosas es de idiotas e ignorantes.

«Yo celebro el Día de la Hispanidad, estamos hablando de razas, seres unidos de una forma espiritual»

-Esta es una obra de grandes nombres. De todos los que participaron en la conquista y evangelización de Hispanoamérica, ¿a cuáles destacaría?

Colón, por supuesto, el descubridor. Núñez de Balboa, que descubre el océano Pacífico, y a otros dos personajes, estereotipos del conquistador: Hernán Cortés, que conquista el imperio Azteca liderando una rebelión indígena. Y Pizarro, que le pasó algo parecido y su hazaña es incluso mayor que la de Colón porque lo intentó en más ocasiones y fue el que más territorios incorporó a la corona. Cuando entró en Cuzco fue aclamado como rey liberador. En definitiva, cabe destacar que simplemente el terminar con los sacrificios humanos y el canibalismo fue muy importante para la historia de la humanidad.

–¿Recuperaría el Día de la Hispanidad, en vez de la Fiesta Nacional?

–Yo celebro el día de la fiesta nacional, pero es el día de la Hispanidad, estamos hablando de razas, de seres humanos que están unidos de una forma espiritual, une a gente también de África y Asia. Hablaba Vasconcelos de una raza cósmica; cuando ahora se habla tanto de la multiculturalidad, España ya lo hacía hace 500 años.