,

«Puigdemont es solo un mediocre»

El escritor Jesús Ángel Rojo Pinilla publica ‘Grandes traidores a España’, un repaso demoledor y preventivo a los muchos ‘judas’ que han intentado destruir el país a lo largo de su historia

Fuente: CÉSAR RUFINO /SEVILLA / El Correo de Andalucía
03 ENE 2018 / 19:20 H – ACTUALIZADO: 04 ENE 2018 / 10:12 H.
image_content_19489954_20180103192018
Pau Claris, Luis Companys, Bartolomé de las Casas, Sabino Arana y otros personajes destacados en las guardas del libro.
El Gran Capitán Ediciones

«El libro surge de pasear por las plazas y las calles de nuestras ciudades y ver que, en ellas, las personas que han denostado la patria para destruirla reciben homenajes como si fueran auténticos héroes», explicaba ayer el escritor Jesús Á. Rojo Pinilla; «es una forma de reivindicar que aquellos que querían destruir nuestra nación, en cualquier otro país serio no serían homenajeados. Y de poner en alerta a la opinión pública de que eso nunca puede suceder por el bien de nuestra sociedad y por el bien de la historia». Fruto de sus inquietudes periodísticas y de su vocación como divulgador y estudioso de la historia, el madrileño acaba de publicar con la editorial Gran Capitán su ensayo Grandes traidores a España, una acometida patriótica donde se «desenmascara a los Judas que cambiaron para siempre nuestra historia» y se les reparte estopa con equitativa profusión. Una obra, en fin, que derrocha actualidad en plena crisis catalana, cuyo protagonista máximo, Carles Puigdemont, forma parte de los personajes de esta antología funesta. Sin embargo, que no se entusiasmen los secesionistas: «Puigdemont es solo un mediocre», advierte Rojo Pinilla. «Si realmente se hubiera actuado con toda la contundencia que la ley nos permite, Puigdemont nunca habría llegado al ranking de los grandes traidores; se habría quedado en lo que es: un político mediocre que nunca se habría visto en otra. Esa es la realidad. Bajo gobiernos más fuertes, este político provinciano no habría durado ni veinte segundos. En EEUU habría durado cinco segundos».

Aunque desde su punto de vista el principal de los grandes traidores a España fuese el «charlatán paranoico» de Bartolomé de las Casas, creador de las bases que hicieron posible la leyenda negra antiespañola, el autor del libro reconoce que a Carles Puigdemont habría que colocarlo ahora encabezando la lista aunque solo sea «por la cercanía». Y también «porque ha intentado no solo independizar Cataluña del resto de España, sino destruir nuestra nación; porque si hubiera conseguido la independencia habría sido casi como un juego de dominó: habrían ido cayendo todas las fichas, País Vasco, Galicia, seguramente Canarias… Desde el punto de vista histórico, es un personaje que no tendría esta relevancia. Yo creo que hemos tenido enemigos infinitamente más fuertes que Puigdemont, pero desgraciadamente la dejación de funciones de nuestros gobernantes lo ha convertido en un enemigo formidable». Y advierte: «Lo de Puigdemont no está parado; simplemente, ha sido un punto y aparte porque no se han tomado las medidas oportunas que la democracia nos permite».

Pero, como se indicaba, el libro contiene otros nombres más dañinos para España, a juicio de su autor. El propio Bartolomé de las Casas, ya citado, que «acusó a España de haber cometido el mayor genocidio de la historia, mayor incluso que el comunista o el nazi, y nadie ha hecho una campaña de difamación contra España como él, ¿cómo es posible que sea considerado casi como un apóstol, o un santo, cuando fue una persona que no dijo una verdad ni aunque se equivocara? Es un complejo absurdo que tenemos que romper de una vez por todas, porque si no somos capaces de señalar a estas personas y decir que lo que están diciendo es totalmente falso, no seremos capaces de vivir en una sociedad sin complejos y orgullosa de su historia. Porque la historia de España es una de las más importantes. Y sobre todo, que la población y la sociedad sepan de una vez por todas la verdad y, a partir de ahí, que decidan lo que quieran».

Tiene su libro una presencia augusta, adornado como está con las obras de Augusto Ferrer-Dalmau y otras pinturas e imágenes, y bajo ella traslada un mensaje paradójico: que pese a la cantidad de traidores que han dejado España hecha unos zorros y pese a esta extendida sensación de abatimiento e indefensión, «tan solo hemos hecho un alto en el camino de la historia para poder llegar a lo más alto». O sea, que se trata de tomar nota y de tener muy presente aquello que el canciller Bismarck dijo, sabe Dios si como elogio o como vituperio, y que Rojo Pinilla recoge en su libro: «La nación más fuerte del mundo es sin duda España. Siempre ha intentado autodestruirse y nunca lo ha conseguido. El día que dejen de intentarlo, volverán a ser la vanguardia del mundo».

Por sus páginas pasan, entre otros muchos, el conde don Julián –cuya traición «significó 800 años de reconquista para expulsar al invasor»–; Pau Claris –«el felón que entregó Cataluña en Bandeja a los franceses» y «abrió en canal todas las regiones de la Península, provocando una ola de levantamientos secesionistas que estuvo a punto de acabar no solo con el Imperio sino con la propia España» y favoreció la separación de Portugal–; Simón Bolívar –«un acomplejado social» al servicio de Inglaterra–; Sabino Arana –«padre del racismo vasco» y destructor de la convivencia por su «fanatismo redentor»; Luis Companys –«uno de los politicastros más siniestros de nuestra historia reciente», perpetrador de un «gobierno de terror» de trágicos resultados–; y Jordi Pujol, verdadero cerebro y promotor, según Rojo Pinilla, de la actual situación catalana, que «considera a los andaluces como una especie de subhombres que no son capaces de regir su destino» y que «por medio del acoso moral y social de las políticas nacionalistas utilizadas durante los últimos 40 años en Cataluña» logró «envenenar el alma y el corazón del charnego, convirtiendo a muchos de ellos en los tontos útiles del secesionismo más casposo». Y esto es solo una muestra.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *